Todo el arte del libro tiene un estilo sencillo a la vez que recargado, con profusos dibujos en las armaduras o las torres de las ciudades, pero sencillo en su uso del blanco y el negro, y la limpieza de los trazos.