Las ilustraciones de Mónica N. Galván son delicadas y exquisitas, y recuerdan a las miniaturas medievales, muy de acorde con el tono del juego.