Siempre empieza igual. Una carta, o una llamada a un número de confianza. Esta vez mi cliente ha preferido un método más tradicional. Así me gusta.